viernes, febrero 17, 2006

Generar alegría


Hoy he leido una reflexión en un blog que me ha gustado mucho, hablé del optimismo en su día, pero creo que esto es simplemente un comportamiento que todo líder (y persona) ha de tener:

Que venga mi Director Comercial y me de una palmadita en la espalda, me gusta. Que alguien en cuyo criterio confío me diga que le gusta mi blog, me gusta. Que alguien con experiencia en algo me de un consejo y me ilumine el camino, me gusta.

También me gusta aprovechar la oportunidad para hacer lo mismo en la otra gente. Es gratis y haciéndolo quizás les alegro la mañana.

Ayer Gemma me contaba que escribió una carta a la redacción de uno de esos periódicos que reparten en la boca del metro para dar las gracias a la chica que lo reparte cada mañana en la salida de Paseo de Gracia. La razón es sencilla: porqué esa chica lo hace con una enorme sonrisa y deseando un buen día a todos los transeúntes.

(La frase de “es gratis y haciéndolo quizás le alegro la mañana” es de Gemma, pero me gustó mucho y la usaré a partir de ahora).

Gemma tiene razón, si les felicitas por las cosas bien hechas abres una puerta a poder darles un consejo alguna otra vez.

Al otro extremo de la escala están los que aprovechan su experiencia para ningunear al resto. Los que no aprovechan su conocimiento para iluminar a los que le rodean… Bueno, que sólo usan la luz de su coche para iluminan con ráfagas a un coche de autoescuela con la L porque va lento en un tramo con obras.

Qué fácil: no cuesta nada y haciéndolo quizás les amargas la mañana

Via: MonReal

Etiquetas:

2 Comments:

At 11:07 p. m., Blogger David Monreal said...

Gracias por la cita, Pablo. Me alegra que te guste!


D.

 
At 10:19 a. m., Anonymous Sonia Vázquez said...

Me ha gustado mucho el blog de hoy, la verdad es que una mala contestación te puede dejar mal sabor de boca para todo el día mientras que en una sonrisa encuentras el lado amable de la gente que todos necesitamos ver. Me resultó curioso leer un día, que en Inglaterra uno de los deseos más frecuentes era simplemente que los tratasen bien en una tienda, que les regalasen esa sonrisa de la que hablas, es realmente importante y como dice Gemma, no cuesta nada, por eso intentaré siempre llevarla puesta.

S.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home